Noticias
Tendencias

Investigadores logran reversar el envejecimiento en células humanas cultivadas

¿De qué se trata?

Investigadores de la Universidad de Exeter (Reino Unido) mostraron que al tratar las células humanas viejas cultivadas en el laboratorio con una sustancia química que libera pequeñas cantidades de sulfuro de hidrógeno, pudieron rejuvenecerlas al aumentar los niveles de algunos “factores de empalme” un grupo de unas 300 proteínas que intervienen en la activación o desactivación de genes en el momento y lugar correctos. La correcta activación-desactivación de genes (capacicad que se pierde con los años) limita la cantidad de células senescentes en los tejidos y órganos.  Esto es clave porque las células senescentes son células deterioradas envejecidas que no funcionan como deberían, pero también comprometen la función de las células que las rodean. Se ha demostrado que la eliminación de estas viejas células disfuncionales mejora muchas características del envejecimiento en animales, como la aparición tardía de cataratas.

¿Cómo lo hicieron?

Los investigadores encontraron un “código postal molecular”, una sustancia que permite enviar el sulfuro de hidrógeno directamente a las mitocondrias, las estructuras que producen energía en las células, y esto permite usar pequeñas dosis, que tienen menos probabilidades de causar efectos secundarios.

¿Por qué es importante?

El envejecimiento puede verse como la disminución progresiva de la función corporal y está relacionado con la mayoría de las enfermedades crónicas comunes que padecen los humanos, como el cáncer, la diabetes y la demencia. La capacidad de revertir el envejecimiento es algo que mucha gente esperaría ver en su vida. Aunque esto todavía está muy lejos de hacerse realidad, los resultados de este estudio  podrían proporcionar la base para futuros tratamientos contra el deterioro.

Nota basada en artículo publicado por:

Lorna Harries, Associate Professor in Molecular Genetics, University of Exeter and Matt Whiteman, Professor of Experimental Therapeutics, University of Exeter

En  The Conversation. Leer artículo original.

Tags
Ver más...

Artículos relacionados

Close